Ragnarök: el final en la mitología nórdica

El comienzo en la mitología nórdica no fue fácil, pero el final será igual. La lucha inicial de los elementos continúa hasta el desenlace en el que incluso los propios dioses no pueden escapar. Es curioso que los seres más poderosos sepan cuál será su final, igual que les pasaba a los cíclopes como en la mitología griega, sin cambiar su destino.

La edad de Oro en Asgard

Al principio, cuando todo era nuevo y bueno, los dioses disfrutaban del paraíso: sin nubes en el horizonte, una primavera sin fin, los animales se acercaban sin miedo y sueños placenteros en los Æsir. El tiempo no existía para los dioses y se mantenían al margen además comían manzanas mágicas cada día que les mantenían jóvenes.

Palacio de Valhalla

Aunque no todo eran alegrías: Odín sabía que el Ragnarök llegaría algún día y viajaba disfrazado para prepararse en la batalla final. El padre de los dioses se mantenía informado gracias a los cuervos Huggin (pensamiento) y Muninn (memoria). Aún así, los dioses convivían en paz como una gran familia.

Frig, esposa de Odín y madre de los dioses, tejía en su rueca las nubes de verano. Thor, el hijo mayor, actuaba primero y pensaba después e iba en su carro tirado por dos cabras que producían los truenos por las ruedas y los rayos cuando enarbolaba con violencia su martillo Mjölnir.

Balder era el siguiente hermano, con mejores cualidades y carácter de todos; Hoder, era ciego y Tyr, era el más osado y bravo. Heimdall no era hijo de Odín y tenía los dientes de oro, vigilaba el puente de Bifrost esperando a que los gigantes lo cruzaran y soplara su cuerno para convocar a los dioses al Ragnarök.

El resto del panteón nórdico sería muy largo para tratar a cada uno. Vídar, Henir, Lodur, Mimir…

Palacio de Valhalla

Odín se prepara para el fin

El rapto de Idunn, la guardiana de las manzanas de la juventud, por culpa de Loki y posterior rescate, marcó el inicio para el Ragnarök. Odín sabía que debía prepararse.

Odín, representación de Niklas Rhöse

Ordenó a Thor que mantuviera a raya a los gigantes atacándolos con frecuencia y cuando menos se lo esperasen. El hijo de Odín aceptó entusiasmado el encargo al decir: «cazando gnomos».

El padre de todos empezó a entrenar a sus seguidores más fieles, los guardias personales de los reyes, para prepararse para la batalla final y se les llamó berserks. Se les representaba con pieles de lobo y oso, pintados enteros de negro, incluidos los escudos, y solo se les veía por el blanco de los ojos.

También, formó a las valkirias o doncellas de Odín que viajaban en caballos voladores y elegían a quien hubiera muerto de una forma valerosa para llevárselos al Valhalla, el palacio de los muertos en combate. Éstos entrenaban por el día y por la noche volvían a la vida si la perdían durante el día. Valhalla tenía capacidad para millones de muertos.

Odín, representación de Niklas Rhöse

El asesinato de Balder y encadenamiento de Loki

Balder el bueno soñó con que su vida estaba amenazada y pronto estaría muerto. Frig, madre de todos, exigió al fuego, al agua, al hierro, a los metales, piedras, tierras, árboles, enfermedades, bestias y venenos que jamás perjudicaran a Balder. Cuando sus hermanos se dieron cuenta, convirtieron en una tradición disparar flechas, lanzas o hachas: nunca sufrió daño.

Castigo de Loki

Loki, lleno de rencor, no le gustó nada esto y planeó día y noche como matar a un dios que nada podía dañarle. Se disfrazó de anciana y engañó a Frig para que le confesara a quién había hecho jurar para no perjudicar a Balder. Frig confesó que no se lo exigió a la criatura más débil: el muérdago que necesitaba al roble porque no podía sobrevivir solo.

Sin perder el tiempo, Loki enbadurnó una punta de una flecha con muérdago y engañó a Holder el ciego para matar a au propio hermano. Todos los dioses y seres vivos lloraron su pérdida, excepto Loki por lo que Hel, diosa del inframundo, no permitió revivir a Balder. Así Odín, además de la pena más amarga, comprendió el asesinato de Balder encerradaba: el principio del fin, es decir, el Ragnarök.

Los dioses, deseosos de venganza, buscaron por todas partes a Loki hasta que lo encontraron bajo la forma de salmón. Les costó mucho pescarlo pero al final lo consiguieron. Encadenaron a Loki a unas piedras con el veneno de una serpiente goteando por encima de su cabeza, solo su fiel esposa Sigyn impedía con un cuento que todo el rato recibiera el veneno en la cara. Así permanecería hasta el Ragnarök.

Loki y el Ragnärok

Ragnarök significa la pérdida y el final de los divinos poderes, es decir, el final de quienes dependen de los dioses; no que sea el final de todo. El anuncio vendrá precedido por una guerra universal: hermano contra hermano y padre contra hijo durante tres años que vendrán seguidos por un invierno de otros tres años. El lobo Skoll, hijo de Loki, y su hermano se comerán el sol y la luna.

Representación del Ragnarök

El lobo Fenrir y la serpiente Jörmundgander, hijos de Loki, y el propio Loki se liberarán de sus prisiones y provocarán maremotos y terremotos. Tres gallos cantarán para despertar a los berserks, gigantes y a los muertos. Los difuntos viajarán en el barco Naglfar, formado con las uñas de los hombres muertos. Se abrirá una hendidura y los gigantes del fuego se unirán a la batalla con Surt a la cabeza.

Los ejércitos se enfrentarán en la llanura de Vígrid en la que los combatientes ya saben su destino. Odín morirá en la boca de Fenrir, Thor y Jörmundgander se darán muerte mutuamente, Vídar usará el zapato más grande para matar a Fenrir, Tyr y el perro Gamrmr fallecerán juntos, Heimdall y Loki morirán a manos del otro y Frey perecerá a manos de Surt.

El gigante de fuego Surt arrojará andadas de fuego y llamas sobre lo que queda de tierra y cielo y el universo morirá en un cataclismo de humo y oscuridad. Así se vuelve a como el principio: caótico y silencio en la nada.

Ragnarök

El Ragnarök no es el final

Una hija del sol volverá a recorrer el firmante ya que antes de morir por el lobo Sköll, dio a luz a una hija.

Del caos surgirá un nuevo mundo. Balder regresará a un nuevo ciclo y dirigirá Asgard con Hoder, Vali, Vídar, los hijos de Thor con el martillo de su padre, además de diosas que sobrevivieron como Frigg o Freyja. Se dejará para siempre los males de los hijos de Loki.

Una pareja, una mujer de nombre Líf (vida) y su esposo Lífþrasir (deseo vital) sobrevivieron al Ragnarök. Se escondieron en las ramas de Yggdrasil, el fresno del mundo, que aguantó las llamaradas de Surt, aunque el gigante murió consumido en sus propias llamaradas. Repoblarán la tierra, convivirán en paz y adorarán a los dioses bajo el gobierno de Balder, todos juntos en armonía sin más maldad ni miseria.

Con esto y un bizocho…

Dejando de lado algunas incongruencias respecto al final como quemarse todo pero no el fresno del mundo, llama la atención una mitología donde nadie puede escapar a su destino, ni siquiera los mismísimos dioses. Algunos, incluso sabiendo lo que iba a pasar, no hicieron nada para remediarlo.

Los valores de cada cultura influyen en sus mitologías. Por ejemplo, Ramayana, el poema épico indio, se centra en los comportamientos ideales para la sociedad.

Con todo, la mitología nórdica y el Ragnarök son ricos y nos hacen reflexionar, ¿qué piensas?

Dejar un comentario

Política de Comentarios de Santi Limonche

Responsable: Santiago Limonche | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento.