Tiempo de lectura: 7 minutos

La dualidad en la mitología china

La mitología china tiene un enfoque muy particular respecto a otras mitologías como las occidentales. La dualidad con la que nace marcó una escuela: el Yin y el Yang son de sobra conocidos. ¿Qué encierra el significado de la dualidad?

¿Tiene la misma concepción que otras mitologías o es única? Veásmolo.

Origen

La mitología china es la unión de cuentos, tradiciones religiosas, valores y mitos transmitidos oralmente hasta que toman lugar durante el período de los tres augustos y cinco emperadores, los gobernantes mitológicos de China anteriores a la primera dinastía Xia, hace unos dos mil años. A pesar de la gran diversidad de fuentes y la gran variedad mitológica, mantiene una cierta coherencia aunque es inevitable las discrepancias y contradicciones.

A las leyendas, se fueron uniendo budistas, confucionistas y taoístas. El paraíso espiritual taoísta, lugar donde viven los inmortales y las deidades, se incorporó a la mitología china. El confucionismo incorporó la glorificación de los gobernantes benévolos del pasado, los tres augustos y cinco emperadores que menciono en el párrafo anterior: seguramente fueron jefes tribales que con el paso del tiempo les fueron añadiendo portentos hasta alcanzar la divinidad.

Algunos piensan que la mitología china empezó en el siglo XII a.C. transmitiéndose de forma oral durante más de mil años antes de que ser recogidos de forma escrito gracias a autores como Shui Jing Zhu y Shan Hai Jing.

Gigante Pangu al nacer

Creación del mundo a partir de un huevo

Gigante Pangu al nacer

Como en muchas mitologías, solo existía el caos y la oscuridad. El universo tenía forma de huevo donde las fuerzas del Yin y el Yang ya eran opuestos. Pangu un dios se encontraba dormido en su interior durante 18 000 años hasta que despertó. Se sintió atrapado y rompió el huevo en dos partes. La nebulosa primitiva se convulsionó: las materias ligeras, Yang, se fueron arriba formando el cielo y las pesadas, Yin, formaron la tierra.

Pangu no quería que el Yin y el Yang se volvieran a juntar y creció a un ritmo de tres metros por día durante otros 18 000 años. Al final medía casi 20 000 km. Apoyaba los pies sobre la tierra y sobre la cabeza, el cielo. Se aseguró de la división entre el cielo y la tierra así como de que no volvieran las tinieblas ni el caos. Según la leyenda, Pangu acabó de crear el universo hacia el año 2.229.000 a.C.

El gigante deseaba crear un mundo pero el esfuerzo para separar el cielo y la tierra pudo con él. No obstante, su deseo cumplió: a partir de su cuerpo surgió la vida. Esto recuerda mucho al gigante Ymir en la mitología nórdica.

Se dice que de su aliento surgió el viento primaveral y las nubes; su voz se convirtió en el trueno ensordecedor. Su ojo izquierdo se transformó en el sol brillante, y, el derecho, en la luna; sus cabellos y la barba dieron origen a las estrellas. Sus cuatro extremidades y el tronco dieron principio a los cuatro puntos cardinales y a las cinco grandes montañas sagradas.

De su sangre brotaron enormes ríos y sus tendones se transformaron en caminos dispuestos en todas las direcciones. Sus músculos se convirtieron en tierras fértiles; y los dientes, los huesos y la médula de sus huesos, en blanco jade e infinitas reservas minerales. El fruto de sus vellos fueron las plantas, la hierba y los árboles, y el de su sudor, la lluvia y el rocío.

Nüwa, diosa creadra del hombre

La creación del hombre

Nüwa, diosa creadora del hombre

Nüwa, una de los tres augustos en algunas versiones, era la diosa creadora del hombre. Solía ser representada con la parte inferior de serpiente. ¿Por qué creó al hombre? Se encontraba sola y triste a pesar del nuevo mundo creado por los restos de Pangu, por lo que se propuso crear a seres inteligentes como ella.

Bajó hasta la tierra, cerca de los ríos, se puso de cuclillas y cogió arcilla de la orilla. Creó figuras modelándolas a su imagen con cabeza, brazos y piernas. Las figuras que había creado tomaron vida cuando sopló sobre ellas. El gozo de Nüwa fue grande porque se sostenían erguidas, caminaban y hablaban. Así no se sintió sola y los bautizó como humanos porque caminaban.

La diosa quiso que la nueva raza, inteligentes y que sabían hablar, poblara toda la tierra, se propagara y gobernaran la tierra. Enseñó las uniones a los seres humanos para que se amaran, engendraran hijos y crearan familias. Obviamente, Nüwa también se la conoce como la diosa casamentera y del matrimonio.

Las ideas de los párrafos anteriores nos recuerda al Génesis de la Biblia. ¿O soy el único que le parece?

Una de las contradicciones viene en el siguiente relato: cuando el dios del fuego y el del agua lucharon entre sí, destruyeron la montaña que sostenía a los cielos. ¿No se sacrificó Pangu para que nunca se volvieran a juntar? Ante la amenaza del agujero creado en el cielo y para proteger a su creación, el hombre, Nüwa tapó el agujero y sostuvo el cielo con cuatro patas de una enorme tortuga.

Hombre y dioses celebraron al buena nueva. Comenzó una edad de oro en la que la armonía reinaba entre los hombres. Éstos, muy agradecidos, llevaban sus cosechas a Nüwa hasta que un dragón la transportó al noveno cielo reuniéndose con el Soberano del Cielo y se quedó allí.

La sabiduría en los hombres

Fuxi, inventó el Bagua

Fuxi es considerado uno de los tres augustos y, según la versión de la historia, hermano o marido de Nüwa. También se representaba con la parte inferior de serpiente.

Si la diosa Nüwa dio la vida al hombre, Fuxi le «civilizó». Según la tradición, es el creador de la escritura, el cocinar, pesar con redes y a cazar con armas de hierro. Enseñó la administración de las tierras y de los mercados.

Institucionalizó el matrimonio y ofreció los primeros sacrificios. Creó el Bagua, símbolo compuesto por ocho trigramas y relacionado con el Yin y el Yang. El Bagua era la base I Ching, libro de las mutaciones, usado en la adivinación.

«En el principio no existían ni la moral ni el orden social. Los hombres sólo conocían a sus madres, no a sus padres. Cuando estaban hambrientos, buscaban comida; cuando estaban satisfechos, tiraban los restos. Devoraban los animales con la piel y el pelo, bebían su sangre y se vestían con pieles y juncos. Unió al hombre con la mujer, reguló los cinco cambios y estableció las leyes de la humanidad. Concibió los ocho trigramas para conseguir el dominio sobre el mundo»

Ban Gu, Baihu tongyi, I Ching
Representanción del Yin y el Yang

El Yin y el Yang

Como hablamos en el huevo cósmico según la filosofía oriental, el Yin representa el movimiento, el Yang, pasividad en la dualidad de que lo que todo existe en el Universo. Este concepto se representa con un círculo dividido en dos regiones: una de color negro y otra de color blanco en la que cada parte tiene un color opuesto.

Representanción del Yin y el Yang

El Yin y el Yang se pueden subdividir todas las veces que queramos, en ese sentido me recuerda a los fractales: se repiten patrones una y otra vez como en los copos de nieve. Un ejemplo sería la temperatura de un objeto: si está caliente, a su vez puede estar ardiendo o templado. Lo mismo pasaría con el frío.

Ya he mencionado que son opuestos pero no enemigos, es decir, no son opuestos absolutos sino relativos. El verano se opone al invierno pero un día de verano puede ser fresco y viceversa.

Son interdependientes: no pueden existir el uno sin el otro. La noche no puede existir sin el día y viceversa.

La dualidad consiste en estar mezclados: en el Yin hay un poco de Yang y al contrario, en el Yang hay un poco de Yin. Es decir, dentro de lo malo siempre hay algo bueno y viceversa, incluso uno se puede convertir en el otro. Esto trae consigo que se puedan transformar uno en el otro, por ejemplo, la vida en muerte o el calor en frío.

Se encuentran en equilibrio: se consumen y generan mutuamente. Es decir, cuando un crece demasiado fuerza al otro a concentrarse. Cuando hay mucho vapor de agua en una nube, Yin, provoca lluvia, Yang.

Conclusiones

La mitología se parece a otras mitologías, incluso el mito de creación del hombre se parece mucho al nórdico con Odín y sus hermanos, pero a la vez es muy diferente. El concepto de dualidad reflejado en el Ying y en el Yang me parece una visión del mundo original. Su concepción unitaria del mundo frente a la fragmentación que en occidente para analizar. Es paradójico su concepción unitaria del mundo pero tengan multitud de fuentes y relatos sin tener una «biblia» centralizándolo todo.

¿Qué te parece la mitología china? ¿Te parece única o te recuerda a otras?

Deja un comentario

Política de Comentarios de Santi Limonche

Responsable: Santiago Limonche | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento.