Portada Medusa

Medusa

Las tres gorgonas significan «las horrendas» y no hay un consenso sobre su origen aunque se cree que son descendientes del mundo arcaico. Los cantos de Homero habla de una sola gorgona, un espectro del tártaro, y cuya cabeza, objeto de terror para Odiseo, llevaba Atenea en su égida. Hesíodo, en su teogonía, aumenta su número a tres y son hermanas: Esteno, Euríale y Medusa, «la astuta». Eurípides consideraba una gorgona, un monstruo creado por Gea para ayudar a los titanes contra los dioses olímpicos. En cualquier caso hay cierto consenso cuando son tres hermanas: Medusa era la única que era mortal.

Los asuntos de cama han sido una constante en los mitos griegos y el de Medusa no era una excepción. Medusa se acostó con Poseidón en un templo dedicado a Atenea. La diosa ultrajada por tal deshonra y, como no podía castigar a Poseidón, convirtió a Medusa en un monstruo alado con ojos deslumbrantes, grandes dientes, lengua saliente, garras afiladas y cabello de serpientes.

Perseo y Medusa

El egoísmo es el punto de partida de esta historia. Un rey quería acostarse con la madre de Perseo y encontró que la mejor forma era engañando Perseo para tener vía libre y así consistió su plan: pidió dinero o caballos a cada amigo u hombre importante de la isla. Perseo no era rico, pero le prometió al rey lo que quisiera: acordó que le traería la cabeza de Medusa. El pretendiente de su madre pensaba que se había deshecho de Perseo y tendría tiendo para cortejar a la madre de Perseo.

La diosa Atenea pasaba por ahí y, como enemiga declarada de Medusa, ayudó al joven Perseo en su búsqueda diciéndole que no mirara directamente a Medusa y le regaló un escudo tan pulido que reflejaba el rostro y, también, Hermes apoyó a Perseo en su viaje entregándole una hoz de diamante para cortar la cabeza de Medusa.

No entraré muy en detalles con todas las aventuras de Perseo para localizar a Medusa, ni tampoco cómo consiguió un zurrón mágico para guardar la cabeza, unas zapatillas aladas y el yelmo de invisibilidad de Hades para escaparse luego de la furia de las hermanas de Medusa.

Al llegar a la morada de las gorgonas, se las encontró dormidas entre estatuas de piedra erosionadas de hombres y animales salvajes petrificados por Medusa. Fijó la mirada en el reflejo del escudo, Atenea guio su mano y cortó la cabeza de un solo golpe de la hoz. Inmediatamente surgieron ya desarrollados el caballo Perseo y el guerrero Criasor, pero eso ya es otra historia. Perseo se puso el yelmo ante el alboroto y escapó invisible de regreso a casa.

Cuando volvió a casa, se encontró que su madre y el hombre al que quería su madre, se habían refugiado en un templo acosados por el rey. Fue donde estaba el rey y al ser recibido con insultos, se tapó los ojos y convirtió a todos en piedra con la cabeza de Medusa.

Según algunas versiones, Perseo tras usar como arma la cabeza de medusa, se la regaló a Atenea que la puso en su escudo, la égida.

Curiosidades de la Medusa

Los panaderos griegos solían pintar máscaras de gorgona en sus hornos para que las personas no abrieran la puerta. El objetivo consistía en que no entraran correines de aires que echaran a perder el pan.

Según algunos expertos, las gorgonas representan a la diosa triple, es decir, la luna. En su origen eran sacerdotisas de la luna con máscaras profilácticas, es decir, con el ceño fruncido, ojos deslumbrantes y lengua salida entre los dientes descarnados. El motivo era para asustar a los extraños y alejarlos de los misterios de la diosa Luna. Luego ante la llegada de los pueblos helenos a Grecia y, desplazar las sociedades matriarcales, los mitos quedaron modificados bajo la nueva religión.

Deja tu comentario

Política de Comentarios de Santi Limonche

Responsable: Santiago Limonche | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento.