Tiempo de lectura: 6 minutos

Esfinge: ¿griega o egipcia?

¿Cuándo te dicen esfinge, qué te viene primero a la mente? ¿La gran esfinge de Giza o la del acertijo a Edipo instala en Tebas? ¿Egipto o Grecia? No te preocupes, hablaré sobre ambas y de más sitios que no conocías.

Etimología

Esfinge egipcia

Esta ronda la ganan los griegos ya que su nombre es gracias a ellos a pesar de su origen egipcio. Recuerdo que los orientales influyeron bastante a los griegos, al fin y al cabo, dos culturas colindantes se influyen entre sí.

Esfinge proviene del verbo griego antiguo σφίγγω (se pronuncia sfingo) y significa «cerrar, estrechar, apretar». Ya en griego dio lugar a Σφίγξ y en latín sphinx. Hay bastantes teorías sobre el origen de la palabra. Unos dicen que, entre los leones, los cazadores eran las hembras: matan a su presa por estrangulación, mordiendo la garganta hasta la muerte. Otros, sostienen que los antiguos egipcios la llamaron Sheps-anj, «imagen viviente» o «estatua viviente»; luego dio sefanjes (sephankhes) y los griegos corrompieron el nombre egipcio.

Esfinge egipcia

No hay unanimidad sobre el origen de esfinge egipcia, incluso algunos dicen que se creó en un árbol sagrado que ardía en llamas en el templo de Ra. Además, su apariencia ha variado según las tendencias culturales del momento: femeninas o masculinas, aunque los griegos las apodaron androesfinges porque creían que era con rostro de varón.

La esfinge era representaba con el cuerpo de un león echado sobre el vientre o sentada sobre sus cuartos traseros. Su cabeza solía tener los rasgos de un faraón, aunque también de un halcón, un carnero o de otro animal.

Se colocaban a las entradas de los templos ya que creían que cobraban vida y lo protegían por la noche. Era una presencia benigna con ánimo de protección, incluso se podía pensar como un perro guardián. Además, les solían gustar los acertijos según cuenta la tradición.

Gran esfinge de Giza

Debido a que un león era un animal poderoso y representaba la fuerza, se convirtió en un símbolo de la realeza. A todos nos viene a la cabeza la gran esfinge de Giza, pero era costumbre verlas en las tumbas o, incluso, avenidas de ellas como la de Luxor. Además, más de un faraón fue representado mediante una esfinge incluidas faraonas como Hatshepsut o Nefertiti.​

Heródoto, el padre de la Historia, llamó a la esfinge egipcia androesfinge, con rostro de hombre y sin alas, para distinguirla de la griega. La androesfinge era inteligente, bondadosa  y fuerte; incluso sus garras podían matar a un hombre de un zarpazo.​ Incluso creó más clasificaciones mediante cabeza de cordero, Crioesfinge, que no era avispada y de naturaleza neutra; cabeza de halcón, Hieracoesfinge, de naturaleza malvada pero sin inteligencia. Además, había quien metía a la ginoesfinge, esfinge mujer, la más sabia que le encantan los acertijos y ayudaban a los viajeros a cambio de acertijos o información.

Esfinges asirias

Lamasu en el museo del Louvre.

La esfinge en el arte asirio recibía el nombre de Lamasu. Era representada a veces con la cabeza de un humano, cuerpo de buey o león y alas de ave. Algunas veces le añadían un par de alas, cuernos u orejas de toro.

Su principal rasgo consistía en una naturaleza protectora, además de un símbolo de poder. El lamasu se gravaba en tablillas de arcilla enterradas bajo el umbral de la puerta para la protección de los hogares. Los palacios, como puedes suponer, solían disponer un par en la entrada y en la entrada de las ciudades, de tamaño gigante.

El lamasu, dentro de su papel protector, se le representaba como deidad física en el poema de Gilgamesh. Aquí tenía el matiz de zodiaco o constelación. 

Esfinges asiáticas

Las culturas del sur y sudeste asiático poseen una criatura mitológica compuesta con el cuerpo de un león y la cabeza de un ser humano. Cada cultura la llama de una forma diferente, para simplificar, me quedo con su forma en sánscrito: purushamriga y significa «hombre-bestia».

La tradición en esta zona sigue a diferencia de otras como la egipcia o la griega debido a la pérdida de sus culturas. También es curioso como la purushamriga se asimiló gracias a la influencia helena. No olvides que Alejandro Magno llegó hasta la India.

Al igual que con la esfinge sumeria, servían para alejar al mal gracias a su influencia y es normal encontrarla en templos y palacios. Es más, algunos creen que eliminan los pecados de los feligreses una vez entrado en el templo.

La esfinge ha perdurado

Esfinge neoclásica

La Europa del neoclásico, incluso del siglo XIX, no se olvidó de la criatura mitológica y la encontramos en decoraciones. Obviamente, se basaron en la griega en vez de la egipcia.

No deja de ser sorprendente que una criatura mitológica, ya conocida por los egipcios hace ya unos cuantos milenios, perdure en nuestra memoria y siga viva. Cómo las culturas se influencian unas de otras y pasan sus mitos unas de otras, es algo reseñable. Las curiosidades que la mitología nos ofrece es ameno e interesante, ¿coincides? ¿Sabías la diversidad de esfinges repartidas por el mundo? ¿Te ha gustado alguna?

¿Quieres aportar?

Política de Comentarios de Santi Limonche

Responsable: Santiago Limonche | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento.