Las hadas, un mito antiguo

Las hadas son criaturas mágicas que cuando uno piensa, la mente se imagina desde Campanilla hasta un hada del tamaño de un humano. Con alas o sin ellas. ¿Por qué existen tantas clases de hadas?

Origen grecolatino de las hadas

Según la RAE, la definición de hada es la siguiente.

Del lat. fata, f. vulg. de fatum ‘hado’.

f. Ser fantástico que se representa bajo la forma de mujer, a quien se atribuyen poderes mágicos.

f. desus. Cada una de las tres parcas.

f. desus. hado.

Diccionario de la RAE
Ninfa

La mitología griega tenía un destino muy fuerte personificado por las Moiras, que estaban por encima de los mismos dioses, y los romanos recogieron el testigo con los hados (fatum en latín) que se fue mezclando con las mitologías en los territorios que habían conquistado. El poeta romano Ovidio ya mencionó a las hadas con forma antropomorfa en su obra Metamorfosis. Algunos sostienen que, por influencia de las ninfas: las deidades protectoras de ríos, mares y bosques, las hadas eran representadas por mujeres humanas dotadas con belleza, tez blanca y con alas, además de poseer riquezas y talentos.

Mitos celtas en las hadas

Otros autores investigadores se centran en la mitología céltica y las historias populares centroeuropeas. De ahí surgieron personajes como Melusina, Viviana, la dama del lago, muy relacionada con el mago Merlín, o Morgana. Como observamos en la Edad Media, las hadas femeninas tienen todo el protagonismo, a lo mejor por los mitos de las ninfas griegas.​

Las leyendas celtas hablan del reino de los Áes Sídhe, es decir, las hadas con su personalidad propia. Los Áes Sídhe son personajes semidivinos entre este y el otro mundo, además de tener sus conexiones con la naturaleza (como las dríades).

Las hadas en la edad media

Con la llegada del cristianismo se mezclaron las deidades ya existentes y las enseñanzas de la Iglesia; dejando de lado las imposiciones. Las hadas perdieron poderes asociándose algunas con demonios y brujas. Algunos estudiosos sostienen que las ninfas se asimilaron aquí con el cristianismo y por eso las hadas se identifican con la naturaleza.

También sea dicho, con la llegada de los romanos su implementación de costumbres, cuando los celtas fueron expulsados de sus territorios, las costumbres se trasformaron en leyendas y de ahí puede venir el tamaño pequeño y el miedo al hierro, a lo mejor alguna reminiscencia del miedo de por la conquista de los antiguos pueblos de los invasores que sí tenían hierro.

Se comenta que Sir Arthur Conan Doyle fue engañado por unas niñas que se fotografiaron con figuras de papel en forma de hadas y se creyó el engaño en un primer momento.

Las hadas en la literatura

Campanilla

El primer texto del que se tiene constancia donde salen las hadas como protagonistas pertenece al poeta Chrétien de Troyes, siglo XI, en su obra Lanzarote, el Caballero de la Carreta donde sale la Dama del lago que cuida a Lancelot.

Se hicieron muy conocidas las hadas Oberón y Titania, los reyes de los feéricos, en la Edad Media gracias a Willian Shakespeare por su famosa obra de teatro Una noche de verano.

A mediados del siglo XVII llegaron los hermanos Grimm y Hans Christian Anderson para fomentar a las hadas. Incluyeron a las hadas en muchos de sus cuentos según la mentalidad de la época.

La época victoriana llegó con un la extensión de las hadas a la poesía y a la pintura. Aquí también, descubrimos a la famosa Campanilla de Peter Pan de la mano de JM Barrie. Se popularizaron las hadas pequeñas y un tanto infantiles.

Características de las hadas

Las características de las hadas han ido variando mucho en función de la época y cultura, aunque por lo general se les asocia con la naturaleza. Tenemos hadas desde el tamaño aproximado a un humano hasta diminutas como Campanilla. Desde hadas con tez muy blanca hasta las que les gusta atesorar riquezas. También, las que necesitan a los seres humanos para reproducirse para tener descendencia.​ Estaban las hadas muy bellas hasta las deformadas.

Sus caracteres eran muy variados desde agradable, temperamentales, traviesas o malvadas. O, también, cambiar de un extremo al otro en cuestión de segundos. Incluso se menciona que si dejas un plato de dulces con regularidad, puedes hacer amigos feéricos.

Encontramos hadas con posibilidad de volar hasta poseer grandes poderes mágicos incluidas maldiciones con una duración de cientos de años.

Tipos de hadas

Imagen de Martina Fackova

Tenemos muchos mitos en España: anjanas cántabras, mouras gallegas, lamias vascas, xanas asturianas, fadas o gojas catalanas y dames s’aigua baleares. Cada una tienes sus características, es curioso que las anjanas, cuyos pechos son grandes y son feas, también existen en Gotland, Suecia.

Tenemos hadas de los elementos: sílfides, elementales del aire y son citadas por Paracelso; salamandras, hadas del fuego; drinfas, hadas de la tierra. Las acuáticas estarían muchas ninfas griegas: náyades, nereidas y oceánides.

Los griegos tenían ninfas dedicadas a cada árbol, algunos ejemplos son: dríades, hamadríades, melíades.

Pixies son las hadas pequeñas y traviesas como Campanilla de Peter Pan.

El hada de los dientes (o ratoncito Pérez en España).

Banshee es un hada irlandesa que se aparece a una persona para anunciar con sus llantos o gritos la muerte de un pariente cercano.

Deja tu comentario

Política de Comentarios de Santi Limonche

Responsable: Santiago Limonche | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento.